“Un estudio de los casos de hepatitis en Israel revela que fueron una consecuencia tardía de la COVID. La demora promedio fue de 74 días. Esta es la razón por la que en su mayoría hemos visto pruebas de PCR negativas en afectados. No se encontraron adenovirus en el hígado”